miércoles, 28 de noviembre de 2007

El universo tiende al caos

Y que siempre tenga que venir un gilipollas...

2 comentarios:

Alf dijo...

Es impagable la cara que se le queda al amigo cuando se da finalmente cuenta de lo que ha pasado.

Lo peor de las desgracias del siglo XXI es que quedan grabadas en vídeo.

Flánagan dijo...

La pena es que no se vea el momento en el que el artista le instala las fichitas de madera en el recto al señor reportero.

 
Wikipedia Affiliate Button