martes, 25 de septiembre de 2007

Cambiaré.



Llego de vacaciones, la felicidad quiere escapar ahuyentada por el trabajo, las horas que he disfrutado de su compañía se van a convertir en otra mota de polvo en el horizonte. Citando al "Agente Naranja": Los martes son como los lunes pero más gordos. No le falta razón el sobrepeso de los días comienza a ser preocupante, mientras intento negociar con la felicidad haciéndola promesas que no puedo cumplir. Sé que se marchará, pero la escribiré todos los días, la enviaré flores, seré detallista, romántico pomposo, dejaré de roncar y cambiaré...

P.D. Felicidad ese oscuro objeto de deseo.

2 comentarios:

El Agente Naranja dijo...

Parece que el insominioo se está conviertiendo en un mal endémico del universo farsante (insisto, léase publicidad). Bueno, peor se está en el andamio que dijo el otro.

Txusso dijo...

No se si estarán mejor o no, ya la duda me ha poseido...pero hay que reconocer que cara de salud tienen

 
Wikipedia Affiliate Button